Respirando

Es posible practicar la plena conciencia en cada momento de nuestra vida.

Nuestra respiración es una base estable y sólida en la que podemos refugiarnos. Sin importar nuestro clima interior -nuestros pensamientos, emociones y percepciones- nuestra respiración está siempre con nosotros como un amigo fiel. Cada vez que sentimos que somos arrastrados lejos del momento presente, o que nos hundimos en una profunda emoción, o nos perdemos en nuestras preocupaciones y proyectos, regresamos a nuestra respiración para retomar y anclar nuestra mente.

Sentimos como el aire entra y sale de nuestra nariz. Sentimos lo ligero y natural, lo calmado y pacífico de nuestras funciones respiratorias. En cualquier momento, ya sea que estemos caminando, haciendo jardinería, escribiendo, podemos regresar a esta pacífica fuente de vida.

Quizá te gustaría recitar lo siguiente:
Inhalando, sé que estoy inhalando.
Exhalando, sé que estoy exhalando.

No necesitamos controlar nuestra respiración. Siente tu respiración tal como es. Puede ser larga o corta, profunda o superficial. Con nuestra atención ésta naturalmente se volverá lenta y profunda. La respiración consciente es la llave para unir el cuerpo con la mente y traer la energía de la plena conciencia a cada momento de nuestra vida.